Comunidades rurales son las más afectadas por cambio climático

Por Galia Gálvez

  Lima es la segunda ciudad del mundo ubicada sobre un desierto después de El Cairo. Un ciudadano limeño consume diariamente el doble de agua que un francés o un alemán; es decir 240 litros de agua por persona.

 Y mientras un grifo malogrado pierde durante un mes alrededor de 22 mil litros del líquido vital, una familia  de escasos recursos puede garantizar su subsistencia semanal con un cilindro de aproximadamente 210 litros,  comprado a  una cisterna repartidora.  Sigue leyendo