Yes en Lima: Una noche de nostalgia y rock progresivo

Alberto Nishiyama

Estaba claro que lo habían dado todo, y el público agradecido aplaudió y se levantó para despedirlos. Así se despidió el grupo británico, prometiendo volver, ojalá con el carisma de Jon Anderson. 

Más de 4 mil personas se congregaron en el Anfiteatro del Parque de la Exposición para ver a los astros del rock progresivo tras más de diez años y con un nuevo vocalista, Jon Davison, quien no tuvo apuros en encajar.

La expectativa era alta. Yes, uno de los grupos más representativos del rock británico y mundial llegaba al Perú a presentar tres de sus mejores producciones de estudio: The Yes Album (1971), Close to the Edge (1972) y Going for the One (1976) en su integridad, un tour que apelaba a la nostalgia, más que a la promoción de nuevo material.
Faltando 10 minutos para las 9 de la noche, la banda salió al escenario. “Close to the Edge” confirmó que iban a comenzar con el disco homónimo.

Cerca del borde

El tema de más de 18 minutos no dejó decepcionado al público. Jon Davison no hizo extrañar mucho a Jon Anderson, relegado de la gira por problemas de salud.
A continuación “And You and I” y “Siberian Khantu”. No faltó quien se ponga de pie para aplaudir tras casi media hora. Era hora de cambiar a otro disco.

Y el riff inicial de “Going for the One”, que bien pudo ser de Led Zeppelin, inició la segunda parte del show, seguía el álbum del mismo nombre.

El guitarrista Steve Howie comparó la geografía montañosa del Perú con la de Suiza, donde este disco fue grabado. Continuaron “Turn of the Century”, “Parallels” y “Wonderous Strories”. “Awaken”, tal vez el tema más aclamado del disco cerró esta parte.

Los ingleses se retiraban, pero pidieron a los asistentes que no se alarmen. La pantalla gigante marcaba un receso de veinte minutos.

The Yes Album y el bis

Con puntualidad británica, regresó el grupo. “Yours Is No Disgrace” indicaba que tocaba recorrer “The Yes Album”.

Steve Howie tuvo oportunidad de lucir su habilidad en las seis cuerdas con “Clap”, un solo acústico que se prolongó más de lo normal.

“Starship Trooper” fue bienvenida con euforia, a su vez Chris Squire dio cátedra con un bajo de tres mangos, que no desperdició ya que recorrió cada uno. Muchos se pararon e hicieron una merecida reverencia.

I’ve Seen All Good People” con Steve Howie alternando entre mandolina y guitarra eléctrica siguió y no redujo la emoción de los fans.

Las referencias a John Lennon daban a la vez un guiño a Alan White, baterista que tuvo oportunidad de trabajar con el Beatle. “A Venture” y “Perpetual Change” cerraban “The Yes Album”. Al menos en el papel, el show había terminado.

Pero Lima no estaba satisfecha, y tras vitorear a la banda, esta volvió al escenario para una nueva canción.

“Roundabout”, del disco “Fragile”, fue una perfecta despedida de los ingleses. Casi diez minutos de virtuosismo y energía que cerraron una noche mágica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s